jueves, 11 de septiembre de 2008

Pobre calendario

En mi mesilla tengo mi calendario laboral y como no me aclaro ni yo de qué turno voy (porque no son turnos normales, son turnos antiestres) todos los días antes de dormir le echo un vistazo y miro de qué trabajo al día siguiente y a lo sumo los dos días siguientes. Peeeeero.... desde hace un tiempecillo.... es el calendario más sobado que he tenido de todos mis años laborales.

Lo miro, lo remiro, lo estudio...estudio los descansos que hay en uno o dos meses.... todo para hacer filigranas y poder tener algún día más de fiesta o al menos para pasar una noche más en mi lugar de destino.

Casi nunca había pedido cambios a mis compañeras y este año no hago más que pedir (tampoco es que consigo mucho... pero lo intento)Vamos que yo necesitaria tener unos días más de fiesta (en su defecto librar los viernes o al menos cuando voy el viernes por la tarde que me cambien a mañana..)Cagüennnnn pero no entienden que una tiene su pluralllll....

En fin que ya me veo que este calendario no va a aguantar hasta fin de año, y más si pretendo hacer alguna visita por las Barcelonas o por los Madriles.

PD: el año que viene lo plastifico

2 comentarios:

Blau dijo...

Niñaaaaa, si vienes me avisas :o)
el calendario es para arrugarlo, todos son iguales.

Besosss

Jei dijo...

yo pensaba en ir a veros que en ná tengo vacaciones...

;)

 
Copyright © 2007 | Diseñado por BlogyWeb